Gracias, coach Ted Lasso

Los primeros dos minutos de Ted Lasso, la nueva seria de Apple TV+, parecen contar sólo la historia divertida de un entrenador de futbol americano que pasa a entrenar a un equipo de la premier league. Y sin embargo… En el minuto cuatro algo se va colando bajo la piel y en el segundo capítulo, estoy buscando dónde comprarme su camiseta.

La serie opta por retratar a alguien que ignora. Pero lo interesante es el binomio que se crea al unir la ignorancia con la curiosidad que guía cada una de las reacciones de Ted Lasso. Y así vemos el rol principal que juega la curiosidad en un liderazgo que parte de la humildad de quien nunca pretende ser dueño de la verdad. Todos los capítulos son memorables y bajo una liviandad refrescante van deslizando destellos en los que, sin vivir a caballo de un arco iris, vemos que tal vez sí se pueda elegir qué respuesta dar a quien te insulta por la calle, te reta en el equipo o te pide el divorcio.  

Ted Lasso es un líder que cree y, por ello, inspira. Cree en las posibilidades del otro, comparte su liderazgo y cede el título del éxito, tiene una visión para el equipo y está dispuesto a desplegarla, lentamente, hasta ir sumando las voluntades de cada uno de los integrantes al ritmo que necesiten. No opone resistencia, no se ofende ni se defiende.

Existe la tentación de descartar el comportamiento inexplicablemente positivo como algo innato. No podemos convertirnos en un ser que por definición es inalcanzable, que tiene el gen de la inocencia o de la bondad, es por fuerza imposible llegar a ser lo que sólo se puede nacer siendo. Ah! La magia del autoengaño. Si cabe describir cómo somos en función de las decisiones que tomamos desde el lunes por la mañana, Ted Lasso resulta elegir ser de los que habitan en el lado de la luz aceptando las sombras que todos llevamos pegadas a la suela del zapato. Si cabe describir cómo somos en función de las palabras que usamos, el segundo de silencio que existe antes de las respuestas de coach Lasso es la muestra tangible de quien está eligiendo entre lanzar un dardo o una pregunta.  

Las próximas temporadas nos enseñarán hacia dónde evolucionarán esos personajes que van permeando poco a poco hasta acabar vacunando contra el desaliento. En Ted Lasso no hay violencia, aunque no hay nada más agresivo que una mujer resurgiendo de sus cenizas. En Ted Lasso no hay sexo, aunque sí el retrato plenamente satisfactorio de una amistad entre mujeres sin complejos. Pero, sobre todo, en Ted Lasso, no hay desesperanza. En Ted Lasso hay sol en Londres.

Oklahoma, coach.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s